Los chatbots: una realidad de la industria 4.0

Secretarios, mayordomos o incluso confidentes. Los asistentes virtuales van a seguir marcando tendencia en 2018.

Los chatbots, programas informáticos con los que es posible mantener una conversación, irrumpieron con fuerza en el último cuatrimestre del pasado año. Sus características los convierten en una de las herramientas más atractivas para las empresas y junto con la Inteligencia Artificial (AI) prometen ser el punto de encuentro entre compañías y usuarios en un futuro cada vez más cercano.

De hecho, el PIB mundial será un 14% mayor en 2030 gracias a los efectos de la AI en la productividad y el consumo, de acuerdo con un informe elaborado por PwC. Además la introducción de estos asistentes virtuales supondrá un ahorro de 8.000 millones de dólares al año en 2022, según datos de Juniper Research.

Chatbot Chocolate, agencia especializada en el desarrollo de chatbots, ha analizado cuáles son los sectores en los que esta tecnología va a irrumpir con más fuerza en 2018. Turismo, salud, banca, ecommerce y gestión empresarial son las principales áreas.

Los chatbots se están convirtiendo en el asistente perfecto y, en unos años ya no necesitaremos los motores de búsqueda. Estos programas que chatean con el usuario han sido programados para actuar y reaccionar de una determinada manera en base al feedback que reciben. Estas reacciones pueden ser en forma de texto, de imagen, de links, o GIFs.

A día de hoy, los chatbots se han convertido en una herramienta muy útil y, en ocasiones imprescindible. En el mundo hay más de 30.000 chatbots en funcionamiento. Muchos sirven para atender a clientes con dudas al acceder a una página web por primera vez y dan respuesta a cualquier hora del día. Los chatbots actuales ya no repiten frases limitadas preconfiguradas sino que utilizan inteligencia artificial compleja para decidir cómo reaccionar ante una pregunta o un comentario.

Ejemplos de su uso

Los chatbots tienen multitud de aplicaciones: atender un pedido de comida a domicilio, hacer una compra online, cerrar un cita en el médico, resolver una duda bancaria o hasta buscar billetes de avión.

Nos encontramos ante una auténtica revolución tecnológica que reduce costes y permite automatizar tareas, con el objetivo de ofrecer un mejor servicio al cliente. Inmediatez y personalización son la base de su existencia. Empresas como Microsoft y Facebook están dedicando muchos esfuerzos a investigar y mejorar la tecnología chatbot. ¿Preparados para una nueva era?