Una titánica estrella de mar se intrega en el paisaje chino

Cuando la arquitectura de vanguardia se encuentra con la naturaleza marina aparecen obras de arquitectura que revolucionan el sector aéreo.

A tan sólo 46 km al sur de Beijing, se está terminando una obra faraónica que verá la luz a finales de este próximo mes de septiembre. El futurista Beijing Daxing International Airport, construido en tan solo cinco años por 40.000 trabajadores y con siete plantas de altura apunta a convertirse en el aeropuerto más grande del mundo.

Sobrevolando el espacio aéreo de la capital china podemos ver su magnificencia, no solo por las colosales dimensiones del proyecto, sino por el original e impresionante diseño. Esta titánica estrella de mar que se erige en el paisaje chino, fusiona a la perfección la naturaleza y la tecnología.

Una vez en su interior, nos encontramos unas modernas instalaciones preparadas para recibir el mayor número de personas del mundo al año, de una forma cómoda y práctica. El proyecto es tan eficiente que la puerta más lejana está a tan sólo 8 minutos de distancia de los controles de seguridad. Para ello se ha creado una vasta red de conexiones que incluye seis vías de metro y un tren de alta velocidad, hecho que lo convertirá en el primer aeropuerto del mundo con una estación de este tipo en su propia terminal.

Esta gigantesca criatura marina cumplirá con avanzadas funciones de eco-sostenibilidad gracias a una granja fotovoltaica instalada en los tejados que le permitirá generar hasta 6,1 millones de kilovatios por hora, y utilizará además energía geotérmica de la cuenca del río alimentando a los sistemas de calefacción y refrigeración. Todo para convertirse en un aeropuerto generador de energía limpia.

Recuerda su nombre: Daxing, porque seguramente junto con Jewel Changi Airport, se convertirá en tu próximo aeropuerto en el que parar.